QUAESTIONIS #14 “PODERES PÚBLICOS”


“Lo que acostumbramos a llamar instituciones
necesarias, muchas veces son instituciones a las que
nos hemos acostumbrado”
Alexis de Tocqueville

Hablar de Poderes Públicos, nos lleva necesariamente a revisar las instituciones que conforman la estructura de una Nación.
Como se refiere en la frase inicial de esta Editorial, de manera común transitamos, vivimos y resistimos la institucionalidad, sin detenernos a reflexionar que se trata de poderes que cuentan con mecanismos para mantener el orden social; sea a través de la expedición de leyes, la consecución de políticas públicas o la impartición de justicia; y mucho menos se racionaliza su actuación y sus omisiones; ni de que manera pueden mejorar la vida democrática y progresista de un país.
Por lo que en el número 14 de Quaestionis (julio-agosto 2014) nos hemos propuesto aportar elementos para escudriñarlos a partir de diversidad de ángulos.
Las contribuciones que aportan a la ciencia del Derecho y las Ciencias Sociales, son en esta ocasión: en la Sección Análisis compartimos “El programa nacional de derechos humanos 2014-2018, una valoración” Dra. Jaqueline Longitud Zamora; un interesante estudio sobre la “Desregulación Legislativa” de la autoría de la Dra. Bárbara Cabrera, y “poderes públicos y gobierno de la ley” del Dr. Samuel Hernández Apodaca.
En Poderes Públicos encontrarán “10 años de REDIPAL” del Mtro. Víctor David Pitalúa Torres; “La quiebra del esquema originario de separación en los tres poderes” del Dr. Julio Armando Rodríguez Ortega (Colombia); “Pleonexia en la justicia actual” del Dr. Silvino Vergara Nava; “Violencia escolar y su atención socio-institucional” del Mtro. Alejandro Sánchez Yáñez.
Forman parte de la Realidad socio-jurídica. “La movilización estudiantil en el mundo como generadora de transformación y gestora de cambios sociales” de la Mtra. Cindy Stefany Bernal Fierro; “La situación de los derechos humanos en América Latina y la dignidad humana II parte” del Dr. Ricardo Rabinovich-Berkman; “Estado sin Derecho y derecho sin Estado” del Dr. Silvino Vergara Nava.
En Diálogos para pensar, compartimos la plática que sostuvimos con el Diputado Federal Uriel Flores Aguayo, quien nos participa sus experiencias sobre la “Productividad y evaluación legislativa”.
En Derecho en su tinta recomendamos ampliamente el Libro “Divulgación del conocimiento socio-jurídico en Twitter” de la autoría de la Doctora Bárbara Leonor Cabrera Pantoja, del sello Editorial Paideia Mx.
En Internet y Derecho se analiza “la importancia del #hashtag” Mientras que en la Sección Hic et nunc nuestros lectores encontrarán “Wikipedia: enciclopedia de la inteligencia colectiva.”
Sin más preámbulo, dejamos en sus manos este nuevo ejemplar de Quaestionis, desde donde seguimos provocando el Arte de Pensar y generamos conocimiento.
Tu opinión nos interesa, encontrémonos en las Redes Sociales: en Twitter, Facebook e Instagram somos Quaestionis Mx.

Dr. Samuel Hernández Apodaca
Director General

Clic aquí para consultar su contenido http://revistaquaestionis.blogspot.mx/
Leer más...

DÍA DEL ABOGADO



Los abogados son quienes interpretan
la pasión de la ley sobre la jurisprudencia.


Desde 1960, cada 12 de julio se celebra en México el Día del Abogado, una profesión que ha sido especialmente difícil para la mujer, debido a que se les prohibió durante muchos años estudiar Derecho.
Los abogados, en general, no tienen muy buena fama; chistes de abogados bromas, ironías, las burlas más frecuentes son sobre abogados, no obstante en otras profesiones abundan también quienes aprovechan su preparación y su técnica, en forma egoísta y sin compromiso social, olvidando juramentos y promesas hechas en los exámenes profesionales, pero es a los abogados a los que más se carga la mano.
A los abogados, a veces no sin razón, se les señala como voceros del conservadurismo, que resisten a los cambios y que frecuentemente ejercen su profesión renunciando u olvidando el espíritu crítico que aprendieron en la escuela y cuidando no contradecir a la autoridad. Esta es una imagen generada por los “viejos abogados” que crecieron y se desarrollaron bajo la sombra del poder, muchos de ellos defendiendo a un sistema que vulneraba los derechos humanos y construía legislación ad hoc para favorecer a los más poderosos.

No obstante en nuestra experiencia existe una nueva generación de abogados con un sentido y pensamiento crítico que está construyendo una imagen diferente de esta profesión. Y que busca construir un mejor país.
Se eligió esa fecha para celebrar porque un 12 de julio de 1553 se impartió la primera cátedra de Derecho en México en la Universidad Pontificia a cargo de Fray Bartolomé Frías y Albornoz.

La idea original de tener esta fecha fue del Diario de México, quien consideró necesario honrar el inicio de la abogacía en el país. El día, además de reconocer la labor de los expertos en leyes, busca hacerles un llamado para que actúen, precisamente, bajo un marco legal y lleno de justicia.

El decálogo del abogado, también conocido como los “Mandamientos del Abogado” fue realizado por el jurista uruguayo Eduardo Couture, ex decano y profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República.

Estudia. El Derecho se transforma constantemente. Si no sigues sus pasos, serás cada día un poco menos abogado.
Piensa. El Derecho se aprende estudiando, pero se ejerce pensando.
Trabaja. La abogacía es una dura fatiga pues está al servicio de la Justicia.
Lucha. Tu deber es luchar por el Derecho, pero el día que encuentres en conflicto el Derecho con la Justicia, lucha siempre por la Justicia.
Sé leal. Leal con tu cliente, al que no debes abandonar hasta que comprendas que es indigno de ti. Leal para con el adversario, aun cuando él sea desleal contigo. Leal para con el juez, que ignora los hechos y debe confiar en lo que tú le dices; y que, en cuanto al Derecho, alguna que otra vez, debe confiar en el que tú le invocas. Intenta ser leal con todo el mundo y todo el mundo intentará ser leal contigo.
Tolera. Tolera la verdad ajena en la misma medida en que quieres que sea tolerada la tuya.
Ten paciencia. El tiempo se venga de las cosas que se hacen sin su colaboración.
Ten fe. Ten fe en el Derecho, como el mejor instrumento para la convivencia humana; en la Justicia, como destino normal del Derecho; en la Paz, como sustituto bondadoso de la Justicia; y sobre todo, ten fe en la Libertad, sin la cual no hay Derecho, Justicia, ni Paz.
Olvida. La abogacía es una lucha de pasiones. Si en cada batalla fueras cargando tu alma de rencor, llegará un día en que la vida será imposible para ti. Concluido el combate, olvida tan pronto tu victoria como tu derrota.
Ama a tu profesión. Trata de considerar la abogacía de tal manera que el día en que tu hijo te pida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti proponerle que se haga abogado.

En PaideiaMx celebramos y felicitamos a quienes ejercer la noble labor de la abogacía. Los invitamos a regalar uno de nuestros libros y publicaciones para decir ¡¡FELIZ DÍA DEL ABOGADO!! Aquí pueden ver el listado http://paideiamx.blogspot.mx/p/pu.html La promoción que tenemos para ti: si compras 2 libros el envío es gratis y si compras 3 libros 10% de descuento y envió gratis. Pedidos a paideiamx@gmail.com Válido del 11 al 16 de julio.

Leer más...

“Divulgación del conocimiento socio-jurídico en Twitter” ‎[NUEVO LIBRO, 2014]

Ya está a disponible el nuevo libro de la Dra. @BarbaraCabrera “Divulgación del conocimiento socio jurídico en Twitter”, con el prólogo de la Dra. Clara Luz Álvarez

 SINÓPSIS DEL PRÓLOGO:

El Twitter acerca al ciudadano de a pie al mundo de la investigación y deliberación, lo cual permite enriquecer el intercambio de ideas. La característica del Twitter de permitir tanto una comunicación sincrónica como anacrónica como lo expone la Dra. Bárbara Cabrera, hace posible que las personas con intereses comunes se interconecten, sin importar si algún día se llegan a conocer físicamente o no  y sin importar la geografía. Como dice la autora “Estoy a un tweet de distancia”. La difusión de información, el intercambio de ideas y la investigación cuentan con herramientas como el Twitter que es a la vez una red social y una red de información.
“Divulgación del conocimiento socio-jurídico en Twitter” es de lectura obligada no sólo para los investigadores del Derecho sino también para todos aquellos que deseen conocer el origen e historia del Twitter, qué es el Twitter, su diferencia con otras redes sociales y, en especial, de qué manera se puede aprovechar de mejor manera el Twitter. Esta obra presenta cómo abrir una cuenta, la terminología empleada en Twitter, sugerencias para un mejor aprovechamiento de esta red social y de información.

SINÓPSIS DEL LIBRO:
El tópico central de este libro consiste en utilizar Twitter como instrumento para divulgar las investigaciones; para ello, se presentan diversas temáticas para hacer asequible llegar hasta el punto neurálgico de esta obra que son: Prolegómenos sobre las Tecnologías de la Información y Comunicación; la investigación científica socio jurídica: datos relevantes para situar la problemática; estructura y funcionamiento de las Redes Sociales; y, Twitter como instrumento epistemológico en la divulgación de la investigación científica del Derecho y las ciencias sociales en México.
Las temáticas anteriores, permiten que este libro sea una guía para que Twitter deje de ser un territorio inexplorado plagado de interrogantes para los investigadores científicos del Derecho y para que cualquiera que desee utilizarlo lo haga de manera tersa.

Pedidos para adquirir el libro paideiamx@gmail.com
Leer más...

QUAESTIONIS #13 “EL ARTE DE PENSAR”

Llega el número 13 de la Revista Quaestionis y con ella la celebración del segundo aniversario de este proyecto editorial. Desde que iniciamos este camino nos fijamos el objetivo de ser un instrumento de divulgación científica del derecho y las ciencias sociales, y así darle un nuevo rumbo y perspectiva a estas disciplinas.
“El Arte de Pensar”, cuya identidad le da nombre el tópico central de los artículos e investigaciones que presentan nuestros colaboradores, es el lema de nuestra publicación y está pensado como un llamamiento esencial para generar y provocar conocimiento y con ello contribuir a la resolución de las problemáticas que nos aquejan en este tiempo y espacio determinado.
A lo largo de estos dos años, una cantidad muy diversa, plural y comprometida de académicos nos ha compartido sus ideas, visiones, propuestas y aspiraciones para la construcción de un mundo mejor, en el cual desde luego pensamos que es posible. En este tiempo, hemos expandido nuestra presencia entre los lectores y colaboradores de diversos países y nuestros textos se socializan y debaten en las universidades.
En esta ocasión las aportaciones, temáticas y reflexiones que conforman esta entrega de Quaestionis son en la Sección Análisis, se presentan los artículos “Conocimiento y redes sociales para el cambio social” del Doctor Samuel Hernández Apodaca, “Características socio - jurídicas de Internet” de la Doctora Bárbara Leonor Cabrera Pantoja; “Técnica legislativa y técnica normativa en la facultad reglamentaria municipal” del Maestro Alberto Vega Hernández.
En Poderes Públicos se escudriña “Repudiando la realidad” del Doctor Silvino Vergara Nava, se presenta de igual forma “Generalidades sobre el principio de legalidad en el derecho penal” del Doctor Diego Araque.
“La pertenencia a organización dedicada al lavado de activos” conforma la sección Realidad socio-jurídica de este número de Quaestionis.
En Derecho en su tinta el libro recomendado es, “50 teorías filosóficas intelectualmente estimulantes”  de la autoría de Barry Loewer, bajo el sello editorial Art Blume. Mientras que en la Sección Internet y Derechose propone la creación del “Contrato social digital”
En los Diálogos para pensar, les participamos la conversación que sostuvimos con el Dr. Ricardo Rabinovich-Berkman académico de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires que nos habla de “La situación de los derechos humanos en América Latina y México.”
Posteriormente en la Sección Hic et nunc compartimos dos artículos relevantes: “Herramientas para evitar la vigilancia en Internet” y “Ecosistema Digital: solo para lectores”.
Sin más preámbulo, los invitamos a leer cada una de las contribuciones que integran este número de Quaestionis, desde donde de manera ininterrumpida seguimos provocando “El Arte de Pensar” trascendiendo fronteras gracias a uso de las herramientas digitales.
Además a establecer contacto directo con los autores a través de nuestras Redes Sociales. Opinen en Twitter, súmense a Facebook y encuéntrennos en Instragram, en todas somos QuaestionisMx.

Dr. Samuel Hernández Apodaca
Director General


Clic aquí para consultar su contenido http://revistaquaestionis.blogspot.mx/
Leer más...

MARCO CIVIL DE INTERNET PARA BRASIL

En Paideia Mx, como generadores de conocimiento para cambiar tu mundo, nos place compartir una legislación de avanzada en materia de Internet; y ésta es: “El Marco Civil de Internet para Brasil”; aprobado el 25 de marzo de 2014, en la Cámara de Diputados; y, el 22 de abril del mismo año, en el Senado.
Brasil, un país que pese a las presiones de naciones interesadas en erigirse en el gran hermano mundial, ha dotado a sus ciudadanos de un marco legal que les permite mantener la libertad y la privacidad al navegar en dicha región.
Por supuesto, se trata de un primer paso, muy importante por cierto; pero que será perfectible conforme sea aplicado.
Sin duda, en México falta mucho por hacer. Así que les dejamos en este post la información del Marco Civil de Internet de Brasil, que establece principios, garantías, derechos y obligaciones para su uso.

La estructura del ordenamiento, conformado por 32 artículos, es:

Capítulo I “Disposiciones preliminares”

Capítulo II “De los Derechos y garantías de los usuarios”

Capítulo III “De la provisión de conexión y de aplicaciones de Internet”

Sección I. De la neutralidad de la Red

Sección II. De la protección a los registros, Datos personales y comunicaciones privadas

Subsección I. De la Custodia de Registros de Conexión

Subsección II. De la Custodia de Registros de Acceso a aplicaciones de Internet en la provisión de conexión

Subsección III. De la Custodia de Registros de Acceso a aplicaciones de Internet en la provisión de aplicaciones

Sección III. De la Responsabilidad por daños que surgieran del contenido generado por terceros

Sección IV. De la Solicitud Judicial de Registros

Capítulo IV “Práctica del Poder Público”

Capítulo V “Disposiciones finales”


A continuación sus primeros artículos:

El Congreso Nacional decreta

Capítulo I
Disposiciones preliminares

Artículo 1. Esta Ley establece los principios, garantías, derechos y obligaciones para el uso de Internet en Brasil y determina directrices para la actuación de la Unión de los Estados, el Distrito Federal y los municipios en este sentido.

Artículo 2. La disciplina de la utilización de Internet en Brasil se basa en el respeto a la libertad de expresión, así como:
I. El reconocimiento de la escala mundial de la red;
II.  Los derechos humanos, el desarrollo de la personalidad y de la ciudadanía en los medios digitales;
III. La pluralidad y la diversidad;
IV. La apertura y la colaboración;
V. La libre empresa, la libre competencia y protección del consumidor; y,
VI. La finalidad social de la red.

Artículo 3. La disciplina de la utilización de Internet en Brasil cuenta con los siguientes principios:
I. Garantía de la libertad de expresión, la comunicación y la manifestación del pensamiento, según la Constitución;
II. Protección de la privacidad;
III. Protección de los datos personales, en forma de ley;
IV. Preservación de la garantía de neutralidad de la red;
V. Preservación de la estabilidad, seguridad y funcionalidad de la red, por medio de medidas técnicas compatibles con los patrones internacionales y por el estímulo al uso de buenas prácticas;
VI. Responsabilización de las partes de acuerdo con sus actividades, en los términos de la ley;
VII. Preservación de la naturaleza participativa de la red;
VIII. La libertad de los modelos de negocio promovidos vía Internet, siempre que no interfieran con los demás principios establecidos en esta Ley.
Los principios expresados en ésta Ley no excluyen otros previstos en el ordenamiento jurídico nacional relacionados con el tema, o en los tratados internacionales en los que participe la República Federal de Brasil.

Artículo 4. La disciplina del uso de Internet en Brasil tiene los siguientes objetivos:
I. Promover el derecho de acceso a Internet de todos;
II. Promover el acceso a la información, al conocimiento y a la participación en la vida cultural y en la conducción de asuntos públicos;
III. Promover la innovación y fomentar una difusión amplia de nuevas tecnologías y modelos de uso y acceso; y
IV. Promoverla adherencia a los padrones tecnológicos abiertos que permitan la comunicación, accesibilidad y la interoperabilidad entre aplicaciones y bases de datos.


Para leer el texto completo, sugerimos ingresar al siguiente enlace: http://www.congresointeractivo.org/traduccion-al-castellano-del-marco-civil-de-internet-de-brasil/
Leer más...

Entrevista a la Doctora Bárbara Cabrera, "la esclavitud en el ámbito laboral"

Entrevista a la Doctora Bárbara Leonor Cabrera Pantoja*, para conocer su opinión sobre la esclavitud en el ámbito laboral, por parte de Kassia Lilian González Taboada, estudiante de la Licenciatura en Derecho del Centro Universitario UTEG; para la materia de Metodología Jurídica.

* Doctora en Derecho, Escritora, Investigadora Parlamentaria, Catedrática en Posgrado, Divulgadora, Columnista, Articulista. Integrante de la Red Nacional de Investigadores Parlamentarios del Congreso de la Unión. Presidenta del Consejo editorial de Quaestionis Revista científica de divulgación jurídica y de ciencias sociales (ISNN 2007-6401) así como autora de la Sección “Internet y Derecho” de dicha publicación. Consultora e Investigadora Científica en Paideia, Consultoría para el conocimiento. Ponente y conferencista en diversos foros y Congresos.
Líneas de investigación, generación y aplicación del conocimiento: Tecnologías de la Información y Comunicación, Redes Sociales, Derecho Parlamentario, Derecho de la Información, Acceso a la Información Pública Gubernamental, Transparencia, Rendición de Cuentas y Protección de Datos Personales.
Autora de diversos libros entre ellos: “Twitter para #académicos e #investigadores”, “Como elaborar un trabajo de investigación”; “Manual de Procedimientos para Unidades de Transparencia”; así como de varios artículos publicados en revistas de divulgación científica.


1.- ¿Qué piensa acerca de la esclavitud laboral?
Supongo que por este término estamos entendiendo lo que se reconoce como explotación laboral, toda vez que por fortuna en México, la esclavitud ha sido desterrada desde el texto constitucional. Son los propios medios de comunicación y las opiniones lo que le han dado el término de esclavitud.
En ésta tesitura, como tal, considero que en pleno siglo XXI no debería existir un sometimiento, ni explotación en éste ámbito.
Desde mi perspectiva, engloba actitudes que desafortunadamente llevan a la pérdida de la dignidad humana.

2.- ¿Qué piensa de la situación que vive México en cuanto a esclavitud Laboral?
Comencemos por dilucidar algunos tipos de explotación laboral, para que los lectores de éstas respuestas estén en sintonía, y son: laborar sin tener descanso alguno, trabajar horas extraordinarias sin que éstas sean remuneradas; no recibir un justo pago por el trabajo realizado; llevar a cabo trabajos en días festivos sin ser pagados adecuadamente; laborar durante las horas del descanso del trabajador, por ejemplo, cuando se lleva trabajo a casa o es contactado constantemente con el patrón para girar alguna orden; trabajar en horario de clase sin permitir capacitarse, entre otros tantos.
En este sentido, es un secreto a voces que es una problemática no resulta en el país, a pesar de contar con la legislación correspondiente.

3.-  En México el ciudadano mexicano se encuentra afectado por los  escasos ingresos económicos, por lo que lo lleva a buscar otras fuentes de empleo al extranjero. Sin embargo muchos de ellos caen en empresas en donde el salario es mínimo, las condiciones en las que trabajan son deplorables y se le obliga atrabajar más de 16hrs al día.
-¿Qué opina acerca de esto?, ¿Cree que el gobierno de México debe de proveer leyes  de Migrantes que cuiden a sus trabajadores?
Aquí estamos hablando de un tema que evoca tópicos de Derecho Internacional, en este sentido y respetando la soberanía de los demás países, México no puede expedir leyes que, como tú dices, cuiden a los trabajadores que se van a laborar al extranjero; lo que aplica es la suscripción de convenios y tratados internacionales.

4.- ¿Qué opina acerca de la situación de los 275 jornaleros que rescataron en el estado de Jalisco?
Un caso lamentable y no único en el país, desafortunadamente y como te decía en una respuesta anterior, tenemos un texto constitucional que destierra estas prácticas y leyes que cristalizan este derecho; no obstante, en la práctica vemos situaciones como la vivida por éstas personas en el municipio de Tolimán, por parte de la empresa Bioparques de Occidente. Éste es un ejemplo reprobable que no debemos permitir siga ocurriendo en ninguna parte de México.

5.- ¿Piensa que en el estado de Jalisco se deban implementar estrategias preventivas para los trabajadores?
Lo que debe ocurrir es una armonización de las múltiples políticas públicas que se requieran para desterrar este tipo de prácticas. Y esas políticas incluyen legislación, planes, programas, estrategias, revisiones, concientización y capacitación tanto de la parte gubernamental como de la propia ciudadanía. Ojala fuera tan sencillo como expresarlo, es un proceso complejo, pero que debe darse de manera paulatina.

6-¿Qué opina acerca de los sindicatos para los trabajadores en México, la falta de estos y si piensa que los que existen solo se dedican a explotar a su propia gente?
Al respecto, mi respuesta es contundente, estoy a favor de la libre sindicalización y de una necesaria e ineludible transparencia, acceso a la información y rendición de cuentas del manejo de cualquier tipo de organización sindical.

7.-En un reporte de las redes sociales, se indicó que México a nivel global se ubica en la posición 107 de un total de 162 países con esclavitud, donde más de 110 mil personas se encuentran en condiciones de trata de personas, trabajos forzados y otras formas de esclavitud.
¿Que opina acerca de esto, del gobierno y sus políticas?
México es un país con múltiples problemáticas que no hemos logrado resolver. La laboral es una de ellas y los informes están ahí para recordarnos el lamentable papel que desempeñamos y en el que estamos situados en el concierto de naciones.
México es un país que suele llegar tarde a los temas que ya se han resuelto en otras latitudes, esto se debe a diversidad de factores, entre los que destacan la falta de voluntad política, la corrupción que impera, la apatía de la ciudadanía para ser proactivos en la resolución de obstáculos que a todos competen.
En este sentido, te diré que sociedad y gobierno deben poner de su parte. Los primeros dejando de estirar la mano para recibir la asistencia de un gobierno paternalista, capacitandose y el segundo para dictar y operar políticas públicas realistas, adecuadas y eficientes para estos asuntos en específico.

8.- La falta de información, hace que muchas de las empresas u otras fuentes (como las redes sociales), creen información falsa sobre oportunidades de trabajo, provocando que muchas personas caigan en esto y sean victimas de cualquier tipo de trabajo forzado, u trata de personas. ¿Cree que el gobierno deba concientizar a toda  la ciudadanía mexicana sobre este problema? Y no solo eso, ¿Cree que es la obligación de ciudadanía mexicana investigar de donde proviene las solicitudes de empleo?
Mira, las redes sociales son el fiel reflejo de la sociedad que les da forma. Este tipo de situaciones se combaten con educación, capacitación, aprendizaje.
El gobierno no puede, ni debe ser el gran proveedor ni protector de todo. Ese es el gran problema que debemos erradicar: ver al gobierno como el paters familia, como el protector y procurador de todo. La ciudadanía está dejando de hacer su parte y los resultados son evidentes, no solo en materia laboral, sino en general.

9.-  ¿Cree que se deban crear estrategias para enfrentar este problema?
Todos podemos ser víctimas de este problema, en cualquier caso el trabajador puede ser víctima de agresión. ¿Qué solución le daría usted a este problema?
Sin duda alguna, por supuesto que deben implementarse, y esto, como ya lo argumenté debe ser en armonía con las diversas políticas públicas existentes y las que deben instaurarse, siempre observando la realidad imperante y en un ambiente de inclusión y entendimiento en el binomio sociedad-gobierno.

Le agradezco su participación.

Gracias a ti por este espacio y la oportunidad de compartir mis ideas sobre éstos tópicos, invito a todos quienes lean esta entrevista a intercambiar puntos de vista en Twitter, me encuentran a un tweet de distancia como @BarbaraCabrera y a conocer mis publicaciones en mi página personal http://columnanornilandia.blogspot.mx/ ¡Saludos!
Leer más...

Discurso íntegro de Elena Poniatowska al recibir el Premio Cervantes


España 23 de abril de 2014

Majestades, Señor Presidente del Gobierno, Señor Ministro de Educación, Cultura y Deporte, Señor Rector de la Universidad de Alcalá de Henares, Señor Presidente de la Comunidad de Madrid, Señor Alcalde de esta ciudad, autoridades estatales, autonómicas, locales y académicas, amigas, amigos, señores y señoras.
Soy la cuarta mujer en recibir el Premio Cervantes, creado en 1976. (Los hombres son treinta y cinco.) María Zambrano fue la primera y los mexicanos la consideramos nuestra porque debido a la Guerra Civil Española vivió en México y enseñó en la Universidad Nicolaíta en Morelia, Michoacán.
Simone Weil, la filósofa francesa, escribió que echar raíces es quizá la necesidad más apremiante del alma humana. En María Zambrano, el exilio fue una herida sin cura, pero ella fue una exiliada de todo menos de su escritura.
La más joven de todas las poetas de América Latina en la primera mitad del siglo XX, la cubana Dulce María Loynaz, segunda en recibir el Cervantes, fue amiga de García Lorca y hospedó en su finca de La Habana a Gabriela Mistral y a Juan Ramón Jiménez. Años más tarde, cuando le sugirieron que abandonara la Cuba revolucionaria respondió que cómo iba a marcharse si Cuba era invención de su familia.
A Ana María Matute, la conocí en El Escorial en 2003. Hermosa y descreída, sentí afinidad con su obsesión por la infancia y su imaginario riquísimo y feroz.
María, Dulce María y Ana María, las tres Marías, zarandeadas por sus circunstancias, no tuvieron santo a quién encomendarse y sin embargo, hoy por hoy, son las mujeres de Cervantes, al igual que Dulcinea del Toboso, Luscinda, Zoraida y Constanza. A diferencia de ellas, muchos dioses me han protegido porque en México hay un dios bajo cada piedra, un dios para la lluvia, otro para la fertilidad, otro para la muerte. Contamos con un dios para cada cosa y no con uno solo que de tan ocupado puede equivocarse.
Del otro lado del océano, en el siglo XVII la monja jerónima Sor Juana Inés de la Cruz supo desde el primer momento que la única batalla que vale la pena es la del conocimiento. Con mucha razón José Emilio Pacheco la definió: “Sor Juana/ es la llama trémula/ en la noche de piedra del virreinato”.
Su respuesta a Sor Filotea de la Cruz es una defensa liberadora, el primer alegato de una intelectual sobre quien se ejerce la censura. En la literatura no existe otra mujer que al observar el eclipse lunar del 22 de diciembre de 1684 haya ensayado una explicación del origen del universo. Ella lo hizo en los 975 versos de su poema “Primero sueño”. Dante tuvo la mano de Virgilio para bajar al infierno, pero nuestra Sor Juana descendió sola y al igual que Galileo y Giordano Bruno fue castigada por amar la ciencia y reprendida por prelados que le eran harto inferiores.

Sor Juana contaba con telescopios, astrolabios y compases para su búsqueda científica. También dentro de la cultura de la pobreza se atesoran bienes inesperados. Jesusa Palancares, la protagonista de mi novela- testimonio “Hasta no verte Jesús mío”, no tuvo más que su intuición para asomarse por la única apertura de su vivienda a observar el cielo nocturno como una gracia sin precio y sin explicación posible. Jesusa vivía a la orilla del precipicio, por lo tanto el cielo estrellado en su ventana era un milagro que intentaba descifrar. Quería comprender por qué había venido a la Tierra, para qué era todo eso que la rodeaba y cuál podría ser el sentido último de lo que veía. Al creer en la reencarnación estaba segura de que muchos años antes había nacido como un hombre malo que desgració a muchas mujeres y ahora tenía que pagar sus culpas entre abrojos y espinas.

Mi madre nunca supo qué país me había regalado cuando llegamos a México, en 1942, en el “Marqués de Comillas”, el barco con el que Gilberto Bosques salvó la vida de tantos republicanos que se refugiaron en México durante el gobierno del general Lázaro Cárdenas. Mi familia siempre fue de pasajeros en tren: italianos que terminan en Polonia, mexicanos que viven en Francia, norteamericanas que se mudan a Europa. Mi hermana Kitzia y yo fuimos niñas francesas con un apellido polaco. Llegamos “a la inmensa vida de México” —como diría José Emilio Pacheco—, al pueblo del sol. Desde entonces vivimos transfiguradas y nos envuelve entre otras encantaciones, la ilusión de convertir fondas en castillos con rejas doradas.
Las certezas de Francia y su afán por tener siempre la razón palidecieron al lado de la humildad de los mexicanos más pobres. Descalzos, caminaban bajo su sombrero o su rebozo. Se escondían para que no se les viera la vergüenza en los ojos. Al servicio de los blancos, sus voces eran dulces y cantaban al preguntar: “¿No le molestaría enseñarme cómo quiere que le sirva?”
Aprendí el español en la calle, con los gritos de los pregoneros y con unas rondas que siempre se referían a la muerte. “Naranja dulce,/ limón celeste,/ dile a María/ que no se acueste./ María, María/ ya se acostó,/ vino la muerte/y se la llevó”. O esta que es aún más aterradora: “Cuchito, cuchito/ mató a su mujer/ con un cuchillito/ del tamaño de él./ Le sacó las tripas/ y las fue a vender./ —¡Mercarán tripitas/ de mala mujer!”
Todavía hoy se mercan las tripas femeninas. El pasado 13 de abril, dos mujeres fueron asesinadas de varios tiros en la cabeza en Ciudad Juárez, una de 15 años y otra de 20, embarazada. El cuerpo de la primera fue encontrado en un basurero.
Recuerdo mi asombro cuando oí por primera vez la palabra “gracias” y pensé que su sonido era más profundo que el “merci” francés. También me intrigó ver en un mapa de México varios espacios pintados de amarillo marcados con el letrero: “Zona por descubrir”. En Francia, los jardines son un pañuelo, todo está cultivado y al alcance de la mano. Este enorme país temible y secreto llamado México, en el que Francia cabía tres veces, se extendía moreno y descalzo frente a mi hermana y a mí y nos desafiaba: “Descúbranme”. El idioma era la llave para entrar al mundo indio, el mismo mundo del que habló Octavio Paz, aquí en Alcalá de Henares en 1981, cuando dijo que sin el mundo indio no seríamos lo que somos.
¿Cómo iba yo a transitar de la palabra París a la palabra Parangaricutirimicuaro? Me gustó poder pronunciar Xochitlquetzal, Nezahualcóyotl o Cuauhtémoc y me pregunté si los conquistadores se habían dado cuenta quiénes eran sus conquistados.
Quienes me dieron la llave para abrir a México fueron los mexicanos que andan en la calle. Desde 1953, aparecieron en la ciudad muchos personajes de a pie semejantes a los que don Quijote y su fiel escudero encuentran en su camino, un barbero, un cuidador de cabras, Maritornes la ventera. Antes, en México, el cartero traía uniforme cepillado y gorra azul y ahora ya ni se anuncia con su silbato, solo avienta bajo la puerta la correspondencia que saca de su desvencijada mochila. Antes también el afilador de cuchillos aparecía empujando su gran piedra montada en un carrito producto del ingenio popular, sin beca del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, y la iba mojando con el agua de una cubeta. Al hacerla girar, el cuchillo sacaba chispas y partía en el aire los cabellos en dos; los cabellos de la ciudad que en realidad no es sino su mujer a la que le afila las uñas, le cepilla los dientes, le pule las mejillas, la contempla dormir y cuando la ve vieja y ajada le hace el gran favor de encajarle un cuchillo largo y afilado en su espalda de mujer confiada. Entonces la ciudad llora quedito, pero ningún llanto más sobrecogedor que el lamento del vendedor de camotes que dejó un rayón en el alma de los niños mexicanos porque el sonido de sus carritos se parece al silbato del tren que detiene el tiempo y hace que los que abren surcos en la milpa levanten la cabeza y dejen el azadón y la pala para señalarle a su hijo: “Mira el tren, está pasando el tren, allá va el tren; algún día, tú viajarás en tren”.
Tina Modotti llegó de Italia pero bien podría considerarse la primera fotógrafa mexicana moderna. En 1936, en España cambió de profesión y acompañó como enfermera al doctor Norman Bethune a hacer las primeras transfusiones de sangre en el campo de batalla. Treinta y ocho años más tarde, Rosario Ibarra de Piedra se levantó en contra de una nueva forma de tortura, la desaparición de personas. Su protesta antecede al levantamiento de las Madres de Plaza de Mayo con su pañuelo blanco en la cabeza por cada hijo desaparecido. “Vivos los llevaron, vivos los queremos”.
La última pintora surrealista, Leonora Carrington pudo escoger vivir en Nueva York al lado de Max Ernst y el círculo de Peggy Guggenheim pero, sin saber español, prefirió venir a México con el poeta Renato Leduc, autor de un soneto sobre el tiempo que pienso decirles más tarde si me da la vida para tanto.
Lo que se aprende de niña permanece indeleble en la conciencia y fui del castellano colonizador al mundo esplendoroso que encontraron los conquistadores. Antes de que los Estados Unidos pretendieran tragarse a todo el continente, la resistencia indígena alzó escudos de oro y penachos de plumas de quetzal y los levantó muy alto cuando las mujeres de Chiapas, antes humilladas y furtivas, declararon en 1994 que querían escoger ellas a su hombre, mirarlo a los ojos, tener los hijos que deseaban y no ser cambiadas por una garrafa de alcohol. Deseaban tener los mismos derechos que los hombres.
“¿Quien anda ahí?” “Nadie”, consignó Octavio Paz en “El laberinto de la soledad”. Muchos mexicanos se ningunean. “No hay nadie” —contesta la sirvienta. “¿Y tú quien eres?” “No, pues nadie”. No lo dicen para hacerse menos ni por esconderse sino porque es parte de su naturaleza. Tampoco la naturaleza dice lo que es ni se explica a sí misma, simplemente estalla. Durante el terremoto de 1985, muchos jóvenes punk de esos que se pintan los ojos de negro y el pelo de rojo, con chalecos y brazaletes cubiertos de estoperoles y clavos arribaban a los lugares siniestrados, edificios convertidos en sándwich, y pasaban la noche entera con picos y palas para sacar escombros que después acarreaban en cubetas y carretillas. A las cinco de la mañana, ya cuando se iban, les pregunté por su nombre y uno de ellos me respondió: “Pues póngame nomás Juan”, no sólo porque no quería singularizarse o temiera el rechazo sino porque al igual que millones de pobres, su silencio es también un silencio de siglos de olvido y de marginación.
Tenemos el dudoso privilegio de ser la ciudad más grande del mundo: casi 9 millones de habitantes. El campo se vacía, todos llegan a la capital que tizna a los pobres, los revuelca en la ceniza, les chamusca las alas aunque su resistencia no tiene límites y llegan desde la Patagonia para montarse en el tren de la muerte llamado “La Bestia” con el sólo fin de cruzar la frontera de Estados Unidos.
En 1979, Marta Traba publicó en Colombia una “Homérica Latina” en la que los personajes son los perdedores de nuestro continente, los de a pie, los que hurgan en la basura, los recogedores de desechos de las ciudades perdidas, las multitudes que se pisotean para ver al Papa, los que viajan en autobuses atestados, los que se cubren la cabeza con sombreros de palma, los que aman a Dios en tierra de indios. He aquí a nuestros personajes, los que llevan a sus niños a fotografiar ya muertos para convertirlos en “angelitos santos”, la multitud que rompe las vallas y desploma los templetes en los desfiles militares, la que de pronto y sin esfuerzo hace fracasar todas las mal intencionadas políticas de buena vecindad, esa masa anónima, oscura e imprevisible que va poblando lentamente la cuadrícula de nuestro continente; el pueblo de las chinches, las pulgas y las cucarachas, el miserable pueblo que ahora mismo deglute el planeta. Y es esa masa formidable la que crece y traspasa las fronteras, trabaja de cargador y de mocito, de achichincle y lustrador de zapatos —en México los llamamos boleros—. El novelista José Agustín declaró al regresar de una universidad norteamericana: “Allá, creen que soy un limpiabotas venido a más”. Habría sido mejor que dijera “un limpiabotas venido a menos”. Todos somos venidos a menos, todos menesterosos, en reconocerlo está nuestra fuerza. Muchas veces me he preguntado si esa gran masa que viene caminando lenta e inexorablemente desde la Patagonia a Alaska se pregunta hoy por hoy en qué grado depende de los Estados Unidos. Creo más bien que su grito es un grito de guerra y es avasallador, es un grito cuya primera batalla literaria ha sido ganada por los chicanos.
Los mexicanos que me han precedido son cuatro: Octavio Paz en 1981, Carlos Fuentes en 1987, Sergio Pitol en 2005 y José Emilio Pacheco en 2009. Rosario Castellanos y María Luisa Puga no tuvieron la misma suerte y las invoco así como a José Revueltas. Sé que ahora los siete me acompañan, curiosos por lo que voy a decir, sobre todo Octavio Paz.
Ya para terminar y porque me encuentro en España, entre amigos quisiera contarles que tuve un gran amor “platónico” por Luis Buñuel porque juntos fuimos al Palacio Negro de Lecumberri —cárcel legendaria de la ciudad de México—, a ver a nuestro amigo Álvaro Mutis, el poeta y gaviero, compañero de batallas de nuestro indispensable Gabriel García Márquez. La cárcel, con sus presos reincidentes llamados “conejos”, nos acercó a una realidad compartida: la de la vida y la muerte tras los barrotes.
Ningún acontecimiento más importante en mi vida profesional que este premio que el jurado del Cervantes otorga a una Sancho Panza femenina que no es Teresa Panza ni Dulcinea del Toboso, ni Maritornes, ni la princesa Micomicona que tanto le gustaba a Carlos Fuentes, sino una escritora que no puede hablar de molinos porque ya no los hay y en cambio lo hace de los andariegos comunes y corrientes que cargan su bolsa del mandado, su pico o su pala, duermen a la buena ventura y confían en una cronista impulsiva que retiene lo que le cuentan.
Niños, mujeres, ancianos, presos, dolientes y estudiantes caminan al lado de esta reportera que busca, como lo pedía María Zambrano, “ir más allá de la propia vida, estar en las otras vidas”.
Por todas estas razones, el premio resulta más sorprendente y por lo tanto es más grande la razón para agradecerlo.
El poder financiero manda no sólo en México sino en el mundo. Los que lo resisten, montados en Rocinante y seguidos por Sancho Panza son cada vez menos. Me enorgullece caminar al lado de los ilusos, los destartalados, los candorosos.
A mi hija Paula, su hija Luna, aquí presente, le preguntó: —Oye mamá, ¿y tú cuántos años tienes?
Paula le dijo su edad y Luna insistió:
—¿Antes o después de Cristo?
Es justo aclararle hoy a mi nieta, que soy una evangelista después de Cristo, que pertenezco a México y a una vida nacional que se escribe todos los días y todos los días se borra porque las hojas de papel de un periódico duran un día. Se las lleva el viento, terminan en la basura o empolvadas en las hemerotecas. Mi padre las usaba para prender la chimenea. A pesar de esto, mi padre preguntaba temprano en la mañana si había llegado el “Excélsior”, que entonces dirigía Julio Scherer García y leíamos en familia. Frida Kahlo, pintora, escritora e ícono mexicano dijo alguna vez: “Espero alegre la salida y espero no volver jamás”.
A diferencia de ella, espero volver, volver, volver y ese es el sentido que he querido darle a mis 82 años. Pretendo subir al cielo y regresar con Cervantes de la mano para ayudarlo a repartir, como un escudero femenino, premios a los jóvenes que como yo hoy, 23 de abril de 2014, día internacional del libro, lleguen a Alcalá de Henares.
En los últimos años de su vida, el astrónomo Guillermo Haro repetía las coplas de Jorge Manrique a la muerte de su padre. Observaba durante horas a una jacaranda florecida y me hacía notar “cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte tan callando”. Esa certeza del estrellero también la he hecho mía, como siento mías las jacarandas que cada año cubren las aceras de México con una alfombra morada que es la de la cuaresma, la muerte y la resurrección.

Muchas gracias por escuchar.
Leer más...